Please reload

SITIO LIBRE DE ANUNCIOS
ENTRADAS RECIENTES

5 consejos para grupos de aprendizaje exitosos

24/10/2016

 

1. Limitar los recursos

 

Limitar los recursos que se distribuyen a cada grupo, es una manera de crear una interdependencia positiva, pues condiciona a los alumnos a trabajar juntos para cumplir con una tarea.

 

Algunas ideas:

 

  • Repartir una sola copia de un cuento por cada par de alumnos, asegura que ambos se sienten lado a lado y lo lean juntos.

  • Entregar un solo lápiz y una hoja de papel a cada par, propiciará la comunicación para decidir cuándo y qué escribirán juntos.

  • Dar información distribuida en distintas partes, como si fueran las piezas de  un rompecabezas, vuelve a cada alumno poseedor de una parte de la información para realizar la tarea. La necesidad de hacerse con la información que tienen los otros, motivará a cada integrante del grupo a colaborar con sus compañeros.

 

2. Conformar grupos pequeños

 

Entre más pequeño sea el grupo, mejor. A continuación algunas razones:

 

  1. A mayor número de integrantes, mayor número de interacciones y mayor será la cantidad de prácticas interpersonales necesarias para manejar esas interacciones.

  2. Por lo anterior, el número de integrantes de cada grupo habrá de ser reducido, si se busca optimizar el tiempo.

  3. Cuanto más pequeño es un grupo, más difícil será que algunos alumnos no hagan lo que les toca.

  4. Entre más pequeño sea el grupo, más fácil será detectar cualquier dificultad que pudieran presentar sus integrantes para trabajar juntos.

 

3. Optar por grupos heterogéneos

 

Los grupos compuestos por estudiantes con diferentes niveles de rendimiento y distintos intereses, ofrecen a sus integrantes la oportunidad de conocer diversas perspectivas y procedimientos para resolver problemas. Además, propician un mayor desequilibrio cognitivo, necesario para estimular el aprendizaje en los alumnos.

 

Una buena opción para conformar grupos heterogéneos es hacerlo a través de una distribución estratificada. Esto consiste en asignar a cada grupo, un alumno de nivel superior; uno de nivel inferior; y el resto de nivel medio. El nivel estará en función del tipo de tarea que se vaya a realizar (escritura de un texto, lectura, resolución de problemas, etc.).

 

 

4. Cuidar la disposición de los grupos en el aula

 

Al disponer el aula para el trabajo en grupo, se sugiere procurar que:

 

  • Los miembros de cada grupo se sienten juntos, de tal forma que puedan mirarse a la cara.

  • Todos los alumnos puedan observar al docente, ubicado al frente del aula, sin tener que retorcerse en su silla o adoptar una postura incómoda.

  • Los grupos estén dispuestos de manera que cada alumno pueda acceder fácilmente a otros compañeros, al docente y a los materiales necesarios para realizar las tareas asignadas.

 

5. Asignar roles

 

Es importante ir presentando gradualmente los roles a los alumnos, a medida que empiezan a trabajar en grupos. Al respecto, algunas sugerencias:

 

  1. Hacer que los alumnos se reúnan en pequeños grupos de aprendizaje cooperativo unas cuantas veces, antes de asignarles roles, para que vayan acostumbrándose a trabajar juntos.

  2. Al principio, asignar solamente roles muy simples, como los de “lector”, “encargado de llevar los registros” o “encargado de fomentar la participación”. Así también algunos roles formativos como supervisar el tono de voz y los turnos.

  3. Rotar los roles para ofrecer a cada miembro del grupo, la oportunidad para desempeñarse en cada rol.

  4. Introducir eventualmente un nuevo rol, un poco más complejo cada vez (puede comenzarse con alguno como el de “encargado de verificar la comprensión”) y agregarlo a la rotación.

 

 

Material consultado

 

JOHNSON, D; JOHNSON, R; HOLUBEC, E.; El aprendizaje cooperativo en el aula; Paidós; Buenos Aires, 1999.