Please reload

Suscríbete a

Zona Escolar 71

ES Y SIEMPRE SERÁ GRATIS
SITIO LIBRE DE ANUNCIOS
ENTRADAS RECIENTES

Instrumentos de evaluación: La lista de cotejo

16/11/2016

 

Definición

 

Es una lista de palabras, frases u oraciones que señalan con precisión las tareas, acciones, procesos y/o actitudes que se desean evaluar.

 

Su nombre en inglés es checking list y se entiende básicamente como un instrumento de verificación. Funciona como un mecanismo de revisión que se lleva a cabo durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, para ciertos indicadores prefijados, indicando su logro o la ausencia del mismo.

 

Al aplicar esta herramienta, se puede evaluar cualitativa o cuantitativamente, según el  enfoque que se le otorgue. Así también, permite ajustar el grado de precisión o de profundidad con que se evalúa.

 

Otra característica de la lista de cotejo, es que brinda al docente la opción de intervenir durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, para propiciar un mejor logro de los objetivos curriculares. Esto gracias a la visualización del estado de avance que el instrumento ofrece.

 

Por todo lo anterior, las listas de cotejo poseen un amplio rango de aplicaciones, y pueden ser fácilmente adaptadas a cada situación.

 

 

Presentación

 

La lista de cotejo, por lo general se organiza en una tabla en la que se consideran los aspectos relacionados con las partes relevantes del proceso o producto a evaluar, ordenados conforme a la secuencia de realización correspondiente.

 

En la primera columna, se escribe el listado de aspectos a evaluar, ya sean contenidos, habilidades, conductas, etc. A continuación, se añade un espacio junto a cada aspecto, para registrar un tic ("O" para indicar "visto bueno", o una "X" si la conducta es "no lograda", por ejemplo), un puntaje, una nota o un concepto.

 

De manera alternativa, es posible emplear una escala con niveles de logro ("realizado", "parcialmente realizado" y "no realizado", por ejemplo), comúnmente ubicada en la parte superior de la tabla. Esto confiere a la lista de cotejo un grado de precisión mayor, en caso de que así convenga al proceso o producto a evaluar.

 

De lo anterior se desprende entonces, que las listas de cotejo poseen al menos dos componentes: a) un listado de indicadores, y b) un rango de criterios de evaluación (logrado, no logrado; puntajes; notas; conceptos; etc.), que se pueden agrupar en una sola columna o en varias, si el caso así lo amerita.

 

Si bien es cierto que el ideal es producir in situ los indicadores, en tanto que sólo trabajando directamente en el aula se puede saber qué y cuánto se requiere evaluar; también es posible tomar en préstamo indicadores ya formulados. Ello permite trabajar con indicadores que han sido previamente diseñados en un contexto didáctico, lo cual posibilita tomarlos como modelos o ejemplos para la formulación de nuevos indicadores o bien, reformularlos, adaptándolos a los requerimientos de la práctica pedagógica que se esté llevando a cabo.

 

Tal como se aprecia, los indicadores de evaluación apuntan a aspectos de carácter cualitativo y no poseen una calificación en sí mismos. Por lo tanto, una vez definidos, se tendrá que resolver qué categorías se usarán para calificar estos indicadores. Si bien, tradicionalmente se utilizan categorías antónimas y excluyentes ("sí – no"; "logrado – no logrado"; "correcto – incorrecto"; etc.), no se descarta la posibilidad de optar si se requiere, por una escala de verificación del avance ("concluido", "en proceso", "sin realizar"). En cualquier caso, hay que cuidar que estas categorías reflejen efectivamente el aspecto que se esté midiendo, ya que de lo contrario, el instrumento no ofrecerá una retroalimentación satisfactoria a los propósitos de la evaluación.

 

A manera de ejemplo: Suponiendo que las categorías utilizadas fuesen conceptos, tales como "logrado" y "no logrado", lo adecuado sería construir una tabla de doble entrada. Si además supusiéramos que sólo interesa verificar un resultado, correspondería utilizar un tic o visto bueno para cada casilla cuando corresponda.

 

En síntesis, las listas de cotejo pueden ser herramientas de gran ayuda para evaluar bajo criterios cualitativos o cuantitativos; siempre y cuando el diseño de las mismas corresponda a los requerimientos que planteen las situaciones reales de aula que se estén evaluando.

 

 

Material consultado

 

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN BÁSICA (2012). Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el enfoque formativo. Secretaría de Educación Pública. Ciudad de México.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

TEMAS
Please reload

CATEGORÍAS