Please reload

Suscríbete a

Zona Escolar 71

ES Y SIEMPRE SERÁ GRATIS
SITIO LIBRE DE ANUNCIOS
ENTRADAS RECIENTES

Retrospectiva del Plan de estudios 2011: los principios pedagógicos

28/02/2018

 

De acuerdo al Plan de estudios 2011 (Subsecretaría de Educación Básica, 2011), "el aprendizaje de cada alumno y del grupo se enriquece en y con la interacción social y cultural; con retos intelectuales, sociales, afectivos y físicos, y en un ambiente de trabajo respetuoso y colaborativo". Así también:

 

Propone que la evaluación sea una fuente de aprendizaje y permita detectar el rezago escolar de manera temprana y, en consecuencia, la escuela desarrolle estrategias de atención y retención que garanticen que los estudiantes sigan aprendiendo y permanezcan en el sistema educativo durante su trayecto formativo.

 

 

1. Principios pedagógicos que sustentan el Plan de estudios

 

"Los principios pedagógicos son condiciones esenciales para la implementación del currículo, la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes y la mejora de la calidad educativa."

 

1. 1. Centrar la atención en los estudiantes y en sus procesos de aprendizaje.

 

El Plan de estudios 2011 sostiene que "los alumnos cuentan con conocimientos, creencias y suposiciones sobre lo que se espera que aprendan, acerca del mundo que les rodea, las relaciones entre las personas y las expectativas sobre su comportamiento". De igual manera considera importante:

 

(...) Reconocer la diversidad social, cultural, lingüística, de capacidades, estilos y ritmos de aprendizaje que tienen; es decir, desde la particularidad de situaciones y contextos comprender cómo aprende el que aprende y, desde esta diversidad, generar un ambiente que acerque a estudiantes y docentes al conocimiento significativo y con interés.

 

 

1. 2. Planificar para potenciar el aprendizaje

 

Las actividades de aprendizaje que se organicen a través de la planificación, deben abarcar diversas formas de trabajo como situaciones y secuencias didácticas y proyectos, entre otras; así como representar desafíos intelectuales para los estudiantes con el fin de que formulen alternativas de solución.

 

Para diseñar una planificación se requiere:

 

  • Reconocer que los estudiantes aprenden a lo largo de la vida y se involucran en su proceso de aprendizaje.

  • Seleccionar estrategias didácticas que propicien la movilización de saberes, y de evaluación del aprendizaje congruentes con los aprendizajes esperados.

  • Generar ambientes de aprendizaje colaborativo que favorezcan experiencias significativas.

  • Considerar evidencias de desempeño que brinden información al docente para la toma de decisiones y continuar impulsando el aprendizaje de los estudiantes.

 

 

1. 3. Generar ambientes de aprendizaje

 

Se denomina ambiente de aprendizaje al espacio donde se desarrolla la comunicación y las interacciones que posibilitan el aprendizaje. Con esta perspectiva se asume que en los ambientes de aprendizaje media la actuación del docente para construirlos o emplearlos como tales.

 

En su construcción se destacan los siguientes aspectos:

 

  • La claridad respecto del aprendizaje que se espera logre el estudiante.

  • El reconocimiento de los elementos del contexto: la historia del lugar, las prácticas y costumbres, las tradiciones, el carácter rural, semirural o urbano del lugar, el clima, la flora y la fauna.

  • La relevancia de los materiales impresos, audiovisuales y digitales.

  • Las interacciones entre los estudiantes y el maestro.

 

Asimismo, en el hogar, como ambiente de aprendizaje, los estudiantes y los padres de familia tienen un marco de intervención para apoyar las actividades académicas, al organizar el tiempo y el espacio en casa.

 

 

1. 4. Trabajar en colaboración para construir el aprendizaje

 

El trabajo colaborativo alude a estudiantes y maestros, y orienta las acciones para el descubrimiento, la búsqueda de soluciones, conciencias y diferencias, con el propósito de construir aprendizajes en colectivo.

 

Es necesario que la escuela promueva el trabajo colaborativo para enriquecer sus prácticas considerando las siguientes características:

 

  • Que sea inclusivo.

  • Que defina metas comunes.

  • Que favorezca el liderazgo compartido.

  • Que permita el intercambio de recursos.

  • Que desarrolle el sentido de responsabilidad y corresponsabilidad.

  • Que se realice en entornos presenciales y virtuales, en tiempo real y asíncrono.

 

 

1. 5. Poner énfasis en el desarrollo de competencias, el logro de los Estándares curriculares y los aprendizajes esperados.

 

La educación básica favorece el desarrollo de competencias, el logro de los Estándares Curriculares y los aprendizajes esperados porque:

 

Una competencia es la capacidad de responder a diferentes situaciones, e implica un saber hacer (habilidades) con saber (conocimiento), así como la valoración de las consecuencias de ese hacer (valores y actitudes).

 

Los Estándares Curriculares son descriptores de logro y definen aquello que los alumnos demostrarán al concluir un periodo escolar; sintetizan los aprendizajes esperados que, en los programas de educación primaria y secundaria, se organizan por asignatura-grado-bloque, y en educación preescolar por campo formativo-aspecto. Los Estándares Curriculares son equiparables con estándares internacionales y, en conjunto con los aprendizajes esperados, constituyen referentes para evaluaciones nacionales e internacionales que sirvan para conocer el avance de los estudiantes durante su tránsito por la Educación Básica, asumiendo la complejidad y gradualidad de los aprendizajes.

 

Los aprendizajes esperados son indicadores de logro que, en términos de la temporalidad establecida en los programas de estudio, definen lo que se espera de cada alumno en términos de saber, saber hacer y saber ser; además, le dan concreción al trabajo docente al hacer constatable lo que los estudiantes logran, y constituyen un referente para la planificación y la evaluación en el aula.

 

Los aprendizajes esperados gradúan progresivamente los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los valores que los alumnos deben alcanzar para acceder a conocimientos cada vez más complejos, al logro de los Estándares Curriculares y al desarrollo de competencias.

 

Las competencias, los Estándares Curriculares y los aprendizajes esperados proveerán a los estudiantes de las herramientas necesarias para la aplicación eficiente de todas las formas de conocimientos adquiridos, con la intención de que respondan a las demandas actuales y en diferentes contextos.

 

 

1. 6. Usar materiales educativos para favorecer el aprendizaje

 

En la sociedad del siglo XXI los materiales educativos se han diversificado. Como sus formatos y medios de acceso requieren habilidades específicas para su uso, una escuela en la actualidad debe favorecer que la comunidad educativa, además de utilizar el libro de texto, emplee otros materiales para el aprendizaje permanente, como son los acervos para la Biblioteca Escolar y la Biblioteca de Aula; materiales audiovisuales, multimedia e Internet y materiales y recursos educativos informáticos.

 

Dentro de la clasificación de materiales y recursos educativos informáticos se encuentran: objetos de aprendizaje (odas), planes de clase, reactivos y plataformas tecnológicas y software educativo como Explora Primaria y Explora Secundaria, tales que integran bancos de materiales digitales, ofrecen herramientas para construir contenidos y propician el trabajo colaborativo dentro y fuera del aula, utilizan redes de aprendizaje y generan la integración de comunidades de aprendizaje.

 

 

1.7. Evaluar para aprender

 

La evaluación de los aprendizajes es el proceso que permite obtener evidencias, elaborar juicios y brindar retroalimentación sobre los logros de aprendizaje de los alumnos a lo largo de su formación; por tanto, es parte constitutiva de la enseñanza del aprendizaje.

 

Desde el enfoque formativo, el cual deberá prevalecer en todas las acciones de evaluación que se realicen, se sugiere obtener evidencias y brindar retroalimentación a los alumnos a lo largo de su formación, misma que les permita participar en la mejora de su desempeño e incrementar sus probabilidades de aprender. Para tal efecto, el docente habrá de explicar a los educandos, las formas de enfrentar sus dificultades. Dicho esto, una calificación o una descripción sin propuestas de mejora resultan insuficientes e inapropiadas.

 

Asimismo, para que el enfoque formativo de la evaluación sea parte del proceso de aprendizaje, el docente debe compartir con los alumnos y sus madres, padres o tutores lo que se espera que aprendan, al igual que los criterios de evaluación. Lo anterior permite la comprensión y apropiación compartida sobre la meta del aprendizaje, los instrumentos que se utilizarán para conocer su logro, y posibilita que todos valoren los resultados de las evaluaciones y las conviertan en insumos para el mismo; en otras palabras, es necesario que los esfuerzos se concentren en cómo apoyar y mejorar el desempeño de los alumnos y la práctica docente.

 

Da clic para saber más sobre el principio pedagógico Evaluar para aprender.

 

 

1.8. Favorecer la inclusión para atender la diversidad

 

Partiendo del hecho de que la educación es un derecho fundamental y una estrategia para ampliar las oportunidades, instrumentar las relaciones interculturales, reducir las desigualdades entre grupos sociales, cerrar brechas e impulsar la equidad, se tiene que la manera de hacer efectivo ese derecho, es ofertando una educación pertinente (que valore, proteja, y desarrolle las culturas, sus conocimientos y sus visiones) e inclusiva (que reduzca la desigualdad y evite la discriminación); acorde a la diversidad existente en el país.

 

Prosiguiendo sobre este principio, resulta necesario promover en las aulas el aprecio por la pluralidad social, lingüística y cultural como una característica del país y del mundo en el que viven. Asimismo, procurar que la escuela se convierta en un espacio donde la diversidad pueda expresarse como un aspecto de la vida cotidiana y una oportunidad de enriquecimiento para todos.

 

Para el caso de los alumnos que presentan alguna discapacidad cognitiva, física, mental o sensorial y requieren estrategias de aprendizaje y enseñanza diferenciadas, se deben propiciar las oportunidades de aprendizaje, accesibilidad, participación, autonomía y confianza necesarias para minimizar las barreras para el aprendizaje y combatir las actitudes discriminatorias.

 

Por otra parte, atender alumnos con aptitudes sobresalientes requiere hacer uso de los modelos de enriquecimiento escolar y extraescolar con los que cuenta el sistema educativo, así como los parámetros que brinda para evaluar a quienes muestran un desempeño significativamente superior al del grupo, en el área intelectual y requieran de una promoción anticipada.

 

Para el logro de este como otros principios, es indispensable la organización, la toma de acuerdos y la vinculación entre autoridades, directivos, docentes y madres, padres o tutores. En este sentido se trata de crear escenarios basados en los derechos humanos y el respeto a la dignidad humana; en los que cualquier estudiante, independientemente de sus condiciones, pueda desarrollarse tanto intelectual como social, emocional y físicamente.

 

 

1.9. Incorporar temas de relevancia social

 

Los temas de relevancia social se derivan de los retos de una sociedad que cambia constantemente y requiere que todos sus integrantes actúen con responsabilidad ante el medio natural y social, la vida y la salud, y respecto a la diversidad social, cultural y lingüística. Por lo tanto, se hace necesario que en cada uno de los niveles y grados se aborden temas de relevancia social, los cuales formen parte de más de un espacio curricular y contribuyan a la formación crítica, responsable y participativa de los estudiantes en esta sociedad cambiante.

 

Con dichos temas, se pretende favorecer los aprendizajes relacionados con valores y actitudes, de manera complementaria a los conocimientos y habilidades referentes a la atención a la diversidad y la equidad de género; la educación para la salud y la educación sexual; la educación ambiental para la sustentabilidad; la educación financiera y la educación del consumidor; la prevención de la violencia escolar (bullying) y la educación para la paz y los derechos humanos; la educación vial y la educación en valores y ciudadanía.

 

 

1.10. Renovar el pacto entre el estudiante, el docente, la familia y la escuela

 

Desde la perspectiva del Plan de estudios 2011, es importante renovar el pacto entre los diversos actores de cada comunidad educativa; esto con el fin de promover acuerdos que regulen la convivencia diaria, establezcan equilibrio entre derechos y responsabilidades, y orienten el ejercicio de la autoridad en la escuela, con la participación de la familia.

 

La aplicación de un reglamento en las escuelas hasta entonces, solía ser una atribución exclusiva de los docentes y de quien ejerce la función directiva; dejando al margen la participación de los estudiantes en cuanto a la comprensión y al establecimiento de compromisos con el mismo.

 

Este principio parte de que si las normas se elaboran de manera conjunta con los alumnos (e incluso con sus familias), adoptarán un carácter compartido y por lo tanto, se incrementa la posibilidad de que se respeten.

 

Asimismo, cabe destacar la conveniencia de que dichas normas sean revisadas periódicamente, con el fin de verificar su funcionalidad, eficacia y equidad, y que no afecten a ninguno de los actores involucrados.

 

 

1.11. Reorientar el liderazgo

 

El Plan de estudios 2011 señala que para reorientar el liderazgo se requiere asumir un compromiso personal y con el colectivo, por parte del director o quien ejerza dicha función. Se habla de una relación horizontal entre docentes, directivos, padres de familia y otros actores, en un ambiente de respeto, corresponsabilidad y transparencia; cuyo diálogo informado propicie cambios necesarios y útiles, orientados a favorecer el aprendizaje de los alumnos.

 

De modo que, el liderazgo es un factor determinante para el aseguramiento de la calidad educativa, ya que a través de este son posibles la transformación de la organización y el funcionamiento interno de las escuelas; el desarrollo de una gestión institucional centrada en la escuela, y en general, el alineamiento de toda la estructura educativa hacia el logro de los aprendizajes.

 

De acuerdo con la UNESCO, algunas condiciones que es necesario fomentar en los centros educativos, para un buen liderazgo son:

 

  • Creatividad colectiva.

  • Visión a futuro.

  • Innovación para la transformación.

  • Fortalecimiento de la gestión.

  • Promoción del trabajo colaborativo.

  • Asesoría y orientación.

 

 

1.12. La tutoría y la asesoría académica a la escuela

 

La tutoría y asesoría se entiende como el conjunto de alternativas de atención individualizada, la cual parte de un diagnóstico y que puede estar dirigida a estudiantes o docentes.

 

En el caso de los estudiantes, la tutoría y asesoría se enfoca a quienes presentan algún rezago, respecto a los aprendizajes que se espera sean alcanzados, a un momento determinado del grado escolar en que se encuentren. Así también, a quienes poseen aptitudes sobresalientes, por lo que muestran un desempeño intelectual significativamente superior al de sus compañeros.

 

Cuando se habla de tutoría y asesoría al docente, esta se define como aquella que se implementa para dar seguimiento y orientar; o en su caso reconstruir, de manera sistemática, las formas de trabajo pedagógico; así como para impulsar prácticas novedosas y eficaces para posibilitar  que todos los alumnos, al final de su educación básica, cuenten con la formación que les exige la sociedad de hoy y de mañana (Bonilla-Pedroza, O., Santillán-Badillo, M.).

 

 

Editado de

 

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN BÁSICA. 2011. Plan de estudios 2011. Educación Básica. SEP. México D. F.

 

 

Referencias

 

UNESCO (como se citó en SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN BÁSICA, 2011).

 

BONILLA-PEDROZA, O., SANTILLÁN-BADILLO, M. La asesoría a la escuela. Folletos para maestros de educación básica. Serie I: Orientaciones para fortalecer la asesoría académica en la escuela. México D. F. Secretaría de Educación Pública.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

TEMAS