Please reload

Suscríbete a

Zona Escolar 71

ES Y SIEMPRE SERÁ GRATIS
SITIO LIBRE DE ANUNCIOS
ENTRADAS RECIENTES

Retrospectiva del Plan de estudios 2011: Evaluar para aprender

12/01/2018

 

De acuerdo al Plan de estudios 2011 (Subsecretaría de Educación Básica, 2011), "el aprendizaje de cada alumno y del grupo se enriquece en y con la interacción social y cultural; con retos intelectuales, sociales, afectivos y físicos, y en un ambiente de trabajo respetuoso y colaborativo". Así también:

 

Propone que la evaluación sea una fuente de aprendizaje y permita detectar el rezago escolar de manera temprana y, en consecuencia, la escuela desarrolle estrategias de atención y retención que garanticen que los estudiantes sigan aprendiendo y permanezcan en el sistema educativo durante su trayecto formativo.

 

 

Principios pedagógicos que sustentan el Plan de estudios

 

"Los principios pedagógicos son condiciones esenciales para la implementación del currículo, la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes y la mejora de la calidad educativa."

 

 

El principio pedagógico "Evaluar para aprender"

 

La evaluación de los aprendizajes es el proceso que permite obtener evidencias, elaborar juicios y brindar retroalimentación sobre los logros de aprendizaje de los alumnos a lo largo de su formación; por tanto, es parte constitutiva de la enseñanza del aprendizaje.

 

Desde el enfoque formativo, el cual deberá prevalecer en todas las acciones de evaluación que se realicen, se sugiere obtener evidencias y brindar retroalimentación a los alumnos a lo largo de su formación, misma que les permita participar en la mejora de su desempeño e incrementar sus probabilidades de aprender. Para tal efecto, el docente habrá de explicar a los educandos, las formas de enfrentar sus dificultades. Dicho esto, una calificación o una descripción sin propuestas de mejora resultan insuficientes e inapropiadas.

 

Asimismo, para que el enfoque formativo de la evaluación sea parte del proceso de aprendizaje, el docente debe compartir con los alumnos y sus madres, padres o tutores lo que se espera que aprendan, al igual que los criterios de evaluación. Lo anterior permite la comprensión y apropiación compartida sobre la meta del aprendizaje, los instrumentos que se utilizarán para conocer su logro, y posibilita que todos valoren los resultados de las evaluaciones y las conviertan en insumos para el mismo; en otras palabras, es necesario que los esfuerzos se concentren en cómo apoyar y mejorar el desempeño de los alumnos y la práctica docente.

 

 

¿Cuáles son los referentes de la evaluación?

 

En educación preescolar, los referentes para la evaluación son los aprendizajes esperados que se establecen en cada campo formativo. Estos constituyen la expresión concreta de las competencias; orientan a las y los educadores para saber en qué centrar su observación y qué registrar en relación a lo que sus alumnos hacen.

 

Para la educación primaria y secundaria, en cada bloque se establecen los aprendizajes esperados para las asignaturas, tales que les permiten al docente dar seguimiento y apoyo cercano a los logros de aprendizaje de sus alumnos.

 

 

Tipos de evaluación

 

Durante un ciclo escolar, el o la docente lleva a cabo diferentes tipos de evaluación, los cuales se definen tanto por el momento en que se realizan, como por quienes intervienen en esta.

 

 

Según el momento en que se realizan

 

Dentro de este criterio se hallan las evaluaciones diagnósticas, las cuales ayudan a conocer los saberes previos de los estudiantes; las formativas, que se realizan durante los procesos de aprendizaje y sirven para valorar los avances, y las sumativas, para el caso de la educación primaria y secundaria, cuyo fin es tomar decisiones relacionadas con la acreditación, no así en el nivel de preescolar, donde la acreditación se obtendrá sólo por haberlo cursado.

 

 

Según quienes intervienen

 

En esta clasificación se encuentran la autoevaluación y la coevaluación. La primera busca que los estudiantes conozcan y valoren sus procesos de aprendizaje y sus actuaciones, a la vez que cuenten con bases para mejorar su desempeño. Por su parte la coevaluación es un ejercicio que les permite valorar los procesos y actuaciones de sus compañeros, asumiendo la responsabilidad que ello implica, al tiempo que representa una oportunidad para compartir estrategias de aprendizaje y aprender juntos.

 

Tanto en la autoevaluación como en la coevaluación se espera que el docente brinde a los alumnos criterios respecto a lo que deben aplicar durante el proceso; esto con el fin de que no se trate sólo de emitir juicios sin fundamento, sino que se convierta en una experiencia formativa.

 

La heteroevaluación (dirigida por el docente) crea oportunidades de aprendizaje y de mejora de la práctica docente, contribuyendo así al mejoramiento de los aprendizajes de los alumnos.

 

En resumen, desde el enfoque formativo de la evaluación, independientemente de cuándo se lleve a cabo (al inicio, durante o al final del proceso), de su finalidad (acreditativa o no acreditativa), o de quienes intervengan en esta (docente, alumno o grupo de ellos), toda evaluación deberá conducir al mejoramiento del aprendizaje y a un mejor desempeño del docente.

 

 

Instrumentos de evaluación

 

En cualquier caso es necesario identificar las estrategias y los instrumentos adecuados para obtener evidencia sobre nivel de desarrollo y aprendizaje de los estudiantes, siendo algunos de estos:

 

  • Rúbrica o matriz de verificación.

  • Lista de cotejo o control.

  • Registro anecdótico o anecdotario.

  • Observación directa.

  • Producciones escritas y gráficas.

  • Proyectos colectivos de búsqueda de información, identificación de problemáticas y formulación de alternativas de solución.

  • Esquemas y mapas conceptuales.

  • Registros y cuadros de actitudes observadas en los estudiantes en actividades colectivas.

  • Portafolios y carpetas de los trabajos.

  • Pruebas escritas u orales.

 

 

La Cartilla de Educación Básica

 

Para dar a conocer los logros en el aprendizaje de los estudiantes y en congruencia con el enfoque formativo de la educación, el Plan de estudios 2011 propuso transitar de la llamada entonces "boleta de calificaciones" a una Cartilla de Educación Básica en la cual se consignara el progreso de los estudiantes obtenido en cada periodo escolar, considerando elementos cuantitativos y cualitativos.

 

Propuesta que surge de un trabajo de la SEP, en colaboración con el Instituto Nacional de Evaluación para la Educación (INEE), para atender principalmente a las necesidades de ajustar los parámetros referidos a los aprendizajes esperados; reducir el tiempo que el docente invirtiera para su llenado y contar con un documento que le guiase durante el proceso de evaluación formativa.

 

Asimismo, se realizaron ajustes para incorporar Estándares de Habilidad Lectora y el criterio Aprobado con condiciones, reconociendo la necesidad de realizar registros que permitan trazar trayectos de atención personalizada para los estudiantes.

 

 

Editado de

 

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN BÁSICA. (2011). Plan de estudios 2011. Educación Básica. SEP. México D. F.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

TEMAS