Please reload

Suscríbete a

Zona Escolar 71

ES Y SIEMPRE SERÁ GRATIS
SITIO LIBRE DE ANUNCIOS
ENTRADAS RECIENTES

El altar de muertos y lo que hay que saber sobre este

26/10/2018

 

El mes de octubre y principios de noviembre es una temporada excelente para disfrutar una atmósfera de magia, suspenso, miedo y misterio. Una de las mejores formas es creando un altar de muertos; excelente ocasión para dar rienda suelta a la creatividad y degustar en más de un sentido una tradición muy mexicana, producto de fusiones culturales que tuvieron lugar aquí a través de los tiempos; azteca, maya y cristiana por igual, coexistiendo en perfecta armonía.

 

 

Papel picado

 

Es un adorno que da colorido al altar. En muchos de sus diseños están estampados motivos relacionados con la muerte. Algunas personas lo colocan a manera de cortinas, carpetas o manteles para adornar el espacio en torno al altar, así como para cubrir las mesas o niveles.

 

El color morado o rosa oscuro se usa en señal de duelo. El color morado es representativo del luto cristiano y el color naranja del luto azteca.

 

El papel picado de color negro y en diseños geométricos hace referencia en la religión prehispánica al Tlilan, el lugar de la oscuridad y al Mictlan, el plano de los muertos.

 

 

Retrato del muerto

 

Se acostumbra poner la fotografía de la o las personas a quienes se dedica el tributo y cuya ánima visitará el altar. Hay quienes dicen que este debe quedar oculto y no a la vista, de manera que solo pueda verse con un espejo, como una alegoría de que al ser querido se le puede ver, pero ya no existe.

 

 

Imágenes religiosas

 

Se acostumbra poner los santos que eran de la devoción del difunto y su familia, para que sirvan como medio de conexión entre muertos y vivos; además de simbolizar la paz en el hogar y la firme aceptación de compartir los alimentos.

 


El agua

 

El agua natural aparece como ofrenda en distintas culturas del mundo desde tiempos remotos. Representa la fuente de vida; la que da fuerza y energía para el camino y la pureza del alma. Se ofrece a las ánimas para que mitiguen y sacien su sed después de su largo  recorrido, y también para que se fortalezcan a su regreso. En algunos lugares acostumbran poner una jarra y un vaso, preferentemente de vidrio transparente para que se pueda apreciar su contenido. Algunos piensan que al verla, el ánima se moja los labios resecos por el largo viaje desde el más allá.

 

 

La sal

 

Es un elemento de purificación. Sirve para que el cuerpo no se corrompa en su viaje de ida y vuelta para el año siguiente.

 

 

Calaveritas de azúcar

 

Para los pueblos mesoamericanos la calavera constituía un recordatorio de que la muerte es parte del proceso de vivir, y no representaba en absoluto un motivo de temor sino más bien de reverencia y respeto.

 

Consideradas hoy día como una artesanía mexicana, son una dulce tradición exclusiva de estas fechas. Se acostumbra ponerlas en el altar con el nombre del difunto escrito sobre un papelito brillante en la frente.

 

 

Frutas

 

Frutas de temporada que varían de acuerdo a la región. Es la ofrenda de la naturaleza para las ánimas que vienen a disfrutar los aromas de la misma.

 

También suelen ser presentadas en conserva o en dulce, con el fin de endulzar el paladar de las ánimas y potenciar su disfrute.

 

 

Licor y cigarros

 

Los cigarros se colocan para que las ánimas que otrora degustaron de estos, se tomen un descanso y recuerden los momentos agradables que pasaron en vida. La cerveza y el licor son para saciar la sed del muerto, y para darle el gusto de tomarse un buen trago.

 

Se puede colocar la botella o servir una copita, ya sea sola o acompañada con sal y limón, según agradara al difunto.

 

 

Velas y veladoras

 

Los antiguos usaban rajas de ocote, pero en la actualidad es más común encontrar el cirio en sus diferentes formas: velas, veladoras o ceras. La llama que producen representa la luz, la fe y la esperanza. Funciona como guía para que las ánimas puedan hallar el camino a sus antiguos hogares, y para alumbrarles a su regreso.

 

El cirio de color morado es señal de duelo. Si se ponen cuatro de estos en cruz representan los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse y encontrar el camino a casa.

 

 

Copal e incienso

 

Elemento característico de oración y alabanza; su fragancia es considerada un signo de reverencia. Los antiguos ofrecían el copal a sus dioses antes de la llegada de los españoles, quienes trajeron consigo el incienso.

 

Se dice que sirven para limpiar los lugares de malos espíritus y así el ánima pueda entrar a su casa sin ningún peligro. El humo que desprende simboliza el paso de la vida a la muerte.

 

Algunas personas aún utilizan incensarios, pero también se lo puede ver en pequeños anafres o braseros.

 

 

Caminos de pétalos

 

En muchas regiones del país se acostumbra poner caminos de pétalos que van desde la puerta de entrada hasta el altar, para guiar al difunto hacia la ofrenda. Se trata de un camino de color y olor, por lo general hecho con flor de cempasúchil, cuyo color encendido como el sol sirve para iluminar y orientar el alma del muerto para que no se extravíe.

 

 

Las flores

 

Son la bienvenida para el alma y un símbolo de festividad por sus colores que adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima.

 

La flor blanca representa el cielo; la amarilla, la tierra, y la morada, el luto. Las flores rojas son una expresión de la sangre de Cristo y la resurrección, así como de la vida humana y animal.

 

Flores como el alhelí y la nube representan la pureza y la ternura, y son puestas para acompañar a las ánimas de los niños.

 

La flor de cempasúchil es la tradicional flor de muertos y se dice que su color representa la fuerza de la luz del sol y de la vida. Su nombre viene del náhuatl cempoalxochitl que quiere decir flor de veinte pétalos, veinte hojas o veinte flor.

 

 

El pan

 

Gesto de ofrecimiento fraternal y símbolo de tradición que se elabora especialmente para esta festividad. El núcleo ubicado en la parte central de la pieza representa el cráneo, mientras que los adornos laterales, los huesos del difunto.

 

 

Comida

 

Con los alimentos se busca agradar al difunto, compartiendo lo que más le gustaba en vida. El mole es el platillo por excelencia en altares de todo México y suelen agregarse otras comidas, generalmente en cazuela, acompañadas de un chiquihuite o tortillero. ¡Ándale, sírvete!

 

 

Chocolate, atole, café y... ¡horchata!

 

Deliciosas bebidas tradicionales con las que se invita a los muertos a deleitarse.

 

 

Juguetes y dulces

 

En el altar de los difuntitos se acostumbra poner juguetes para que estas almitas tengan con que divertirse durante el tiempo que van a acompañar a sus vivos.

 

 

No te pierdas este año la Exposición de Altares del Día de Muertos, en el Palacio de Gobierno de nuestra hermosa ciudad de Xalapa, Veracruz.

 

 

Editado de

 

GOBIERNO DEL ESTADO. Coordinación de Promoción de los Valores Cívicos y Culturales. (2017). Exposición de Altares del Día de Muertos. Palacio de Gobierno Xalapa, Veracruz. SEGOB Estado de Veracruz.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

TEMAS