Please reload

Suscríbete a

Zona Escolar 71

ES Y SIEMPRE SERÁ GRATIS
SITIO LIBRE DE ANUNCIOS
ENTRADAS RECIENTES

Lo que representa el lobo en los cuentos infantiles

30/04/2019

 

Mostrado generalmente como el 'malo' —con algunas excepciones (La auténtica historia de los tres cerditos de Jon Scieszka; El libro de la selva de Joseph Rudyard Kipling; Brujas de viaje de Terry Pratchett)—, el lobo ha tenido un protagonismo indiscutible en los cuentos infantiles a lo largo de la historia. Sea bueno, sea malo, este personaje ha ayudado a transmitir mensajes que enseñan a los niños importantes lecciones.

 

 

El lobo aparece en gran parte de la cultura y tradición narrativa a nivel mundial. Caperucita Roja, El lobo y las siete cabritillas, Los tres cerditos Pedro y el lobo, son algunos de los más célebres ejemplos que le confieren un rol antagónico.

 

 

La figura del lobo en los cuentos infantiles: el eterno antagonista

 

La figura del lobo en los cuentos infantiles está asociada al ataque a ovejas y otros animales más débiles, pero también al hombre. Su presencia infunde un temor inspirado en la tradición oral que le vincula a situaciones de peligro, maldad, engaño y traición.

 

En la narrativa tradicional, el personaje guardaba ciertas características como el ser astuto y hábil para el engaño; feroz y violento; masculino y solitario. Habitaba por lo general en el bosque; un lugar que ciertamente conocía muy bien, y del que se consideraba dueño.

 

Los campesinos de pequeños pueblos, quienes veían en este la principal amenaza a sus rebaños, crearon historias. Durante largas horas de pastoreo acumularon temores; entre estos el miedo a aventurarse en bosques y ser devorados por manadas de lobos hambrientos.

 

No es complicado imaginar entonces, cómo fue que el lobo acabó siendo casi siempre el malo de la historia. Al mismo tiempo, las narraciones permitían advertir sobre los peligros del campo y la necesidad de respetar las normas.

 

Los cuentos infantiles provienen de esa larga tradición oral. Estimulan la imaginación del niño y transmiten mensajes importantes, como el de no relacionarse con extraños.

 

 

La oscura verdad que se esconde tras el Lobo Feroz

 

 

"La mera mención del lobo evoca un imaginario que nos impide sentir empatía por él. No es un animal, es una bestia: mala, destructora y salvaje."

 

 

Como explica el psicoanalista Bruno Bettelheim en su estudio sobre los cuentos de hadas, "representa las fuerzas asociales, inconscientes y devoradoras contra las que tenemos que aprender a protegernos, y a las que uno puede derrotar con la energía del propio yo."

 

 

"El lobo no es como nosotros: incluso cuando los protagonistas son también animales, el cuerpo del lobo sigue siendo un ente extraño, monstruoso, deformado."

 

 

En los cuentos clásicos el lobo siempre simboliza lo otro; lo desconocido; una fuerza corrosiva que proviene del exterior.

 

 

"El lobo es lo irracional y lo instintivo, pero también lo sexual."

 

 

Caperucita roja —quizás el cuento más conocido que existe— ha cambiado con el tiempo hasta el punto de perder parte de su significado o intencionalidad, para hacerse más infantil y digerible.

 

En las versiones más tempranas el objetivo era enseñar a chicas jóvenes a tener el máximo respeto (casi miedo) por la sexualidad, para así evitar que se relacionaran con personas desconocidas; y también para que comprendieran las graves consecuencias que esto implicaba.

 

De hecho, el personaje de Caperucita Roja simboliza a la niña que deja atrás la infancia para pasar a ser mujer —con la llegada de su primera menstruación (representada a través de la capa en color rojo)—, quien acaba por caer en el plan trazado por el lobo, y es finalmente comida (violada) por el mismo.

 

La niña es alentada por su madre a visitar a su abuela, especificándole que debe ir por un camino concreto y nunca elegir el camino desconocido, pues en este último existen peligros y personas malvadas. El lobo representa pues la figura del adulto pederasta, quien intenta convencer a niñas (aún vírgenes) de que accedan a estar con él, o que directamente las engaña para conseguirlo.

 

Como explica el propio Bettelheim, la versión de Charles Perrault del cuento de Caperucita Roja tiene una lectura que se ajusta muy claramente al imaginario erótico, en la medida que narra el descubrimiento de la sexualidad. Caperucita es seducida por el lobo, y el 'hambre' que este siente al ver a la niña solo puede ser saciada una vez eliminando a la abuela —el elemento adulto—, por lo cual se entiende que en realidad su apetito no tiene que ver nada con el alimento.

 

 

"¡Que viene el lobo!" constituye una advertencia que implica la necesidad de buscar de buscar refugio en la civilización.

 

 

El cuento de Los tres cerditos ilustra cómo el refinamiento cultural (la racionalidad, la industriosidad y la previsión) nos aleja de lo primitivo.

 

 

En la actualidad

 

 

A todo el mundo le disgusta que el protagonista muera. Nadie quiere que Caperucita Roja lo pase mal, ni que la abuela acabe en la panza de un lobo. Por ello en la actualidad ya nadie cuenta la historia así; ahora nadie muere (de hecho ya ni el lobo muere).

 

Las versiones son más dulces y menos trágicas; por lo que ahora pueden ser contadas también a los niños. Ya no hay sexo, no hay menstruación, ni lugares prohibidos; no obstante la moraleja sigue siendo la misma: "no te fíes de los extraños."

 

 

Editado de

 

Francisco María García (2017). La figura del lobo en los cuentos infantiles. Eres mamá.

Recuperado de

https://eresmama.com/la-figura-del-lobo-en-los-cuentos-infantiles/

 

Wikipedia. Lobo feroz.

Recuperado de

https://es.wikipedia.org/wiki/Lobo_feroz

[Consultado en abril de 2019]

 

Características del lobo en cuentos tradicionales. Pasen y Lean.

Recuperado de

http://pasenylean2013.blogspot.com/p/entrevistas.html

 

Eudald Espluga (2017). La oscura verdad que se esconde tras el "lobo feroz". Play Ground.

Recuperado de

https://www.playgroundmag.net/lit/llega-lobos-feroces-siempre-malos_23256930.html

 

El cuento de Caperucita Roja ha perdido parte de su significado para hacerse más infantil. Bebés y más.

Recuperado de

https://www.bebesymas.com/libros-infantiles/el-cuento-de-caperucita-roja-ha-perdido-parte-de-su-significado-para-hacerse-mas-infantil

 

 

Referencias

 

Bruno Bettelheim (citado por Eudald Espluga en Play Ground).

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

TEMAS