Please reload

SITIO LIBRE DE ANUNCIOS
ENTRADAS RECIENTES

Pedro Ravela: La rúbrica desde el enfoque formativo

27/11/2018

 

Definición

 

La rúbrica (en ocasiones también llamada matriz de valoración o de evaluación) es un instrumento de evaluación basado en una serie de indicadores, que sirven de guía para ubicar de manera precisa el nivel de desarrollo de los conocimientos, habilidades y actitudes o valores observados por el docente, en las producciones de los estudiantes, de acuerdo a una determinada escala.

 

Éste es un instrumento que cobra auge en los sistemas de distintos niveles de educación, con la necesidad y pertinencia de evaluar la adquisición de competencias en la ejecución de tareas específicas.

 

Acorde al enfoque actual de educación, la rúbrica amplía el concepto de evaluación tradicional, en el que se valora el grado de aprendizaje del alumno, mediante la asignación de números o letras.

 

Como instrumento de evaluación formativa, facilita la valoración de áreas consideradas subjetivas, complejas o imprecisas; mediante criterios que cualifican progresivamente el logro de aprendizajes, conocimientos y competencias.

 

 

Presentación

 

La rúbrica, por lo general se presenta como una tabla de doble entrada, en cuya primer columna (eje vertical) incluye los aspectos a evaluar (indicadores de logro), mientras que en la fila superior (eje horizontal), la escala de valoración (niveles de desempeño), misma que puede ser descriptiva, numérica o alfabética, aludiendo al nivel de logro alcanzado.

 

En otras palabras, cada línea incluye un aspecto o dimensión relevante de las intenciones educativas del docente (lo que espera del desempeño del estudiante o del trabajo que se esté realizando). Por otra parte, cada columna (usualmente entre tres y cinco) corresponde a un nivel de logro para cada dimensión.

 

En las celdas centrales (las intersecciones entre dimensiones y niveles) se justifican o argumentan los niveles de desempeño asignados a los estudiantes, para cada aspecto (indicador de logro) a evaluar, en una progresión de los niveles inferiores a los superiores (o viceversa); mediante una descripción de las características del producto o proceso a evaluar, de acuerdo con los objetivos curriculares y las expectativas del el docente. A los textos contenidos en estas celdas se les denomina descriptores.

 

En ciertos casos, podrá convenir al profesor compartir el instrumento con sus estudiantes, previo a la realización de la actividad. Al hacerlo, les permitirá identificar con claridad la relevancia de los contenidos y los objetivos de las tareas programadas.

 

 

Elementos

 

Sintetizando: los componentes de una rúbrica, sugeridos por la mayoría de los autores son:

 

  • Indicadores de logro (aspectos a evaluar)

  • Niveles de desempeño (escala de valoración)

  • Descriptores (justificación o argumentación de cada nivel de desempeño asignado para cada indicador de logro)

 

 

Elaboración y aplicación

 

Para elaborar y aplicar una rúbrica es necesario:

  1. Seleccionar un proceso o producto a evaluar.

  2. Identificar los aprendizajes esperados.

  3. En la primera columna, redactar los indicadores de logro (aspectos a evaluar) con base en los aprendizajes esperados.

  4. En la fila superior, indicar los niveles de desempeño (escala de valoración) que aludirán a los indicadores de logro (aspectos o rubros del producto o proceso a evaluar). Se sugiere definir de tres a cinco niveles, tales que podrán ser descriptivos (insuficiente, suficiente, bueno, destacado),  numéricos (5, 4, 3, 2 , 1) o alfabéticos (E, D, C, B, A). La escala de valoración que se elija deberá ser fácil de comprender y utilizar.

  5. Describir en las celdas centrales o intersecciones entre los indicadores de logro y los niveles de desempeño, las características del producto o proceso a evaluar, de acuerdo con los objetivos curriculares y las expectativas del el docente, procurando redactarlos con la mayor claridad y precisión posible. Estos serán los descriptores que proporcionarán justificación o argumentación al nivel de desempeño que se asigne a cada indicador de logro.

  6. Comparar el producto o proceso de cada estudiante con los descriptores establecidos y asignar el nivel que mejor describa su desempeño, anotándolo en el formato correspondiente.

  7. Interpretar los resultados y reflexionar sobre el impacto educativo del proceso o producto evaluado.

Cualquier rúbrica debe considerar las siguientes premisas: ser coherente con los objetivos educativos que se persiguen; apropiada ante el nivel de desarrollo de los estudiantes; y establecer niveles con términos claros.

 

 

Ventajas y desventajas

 

La rúbrica como instrumento de evaluación, ofrece las siguientes ventajas:

 

  • Identifica claramente los objetivos, las metas y los pasos a seguir del proceso o producto evaluados.

  • Señala los criterios a considerar para medir el desempeño del estudiante.

  • Permite al docente describir cualitativamente los distintos niveles de logro de los estudiantes.

  • Permite a los estudiantes, conocer los criterios de calificación con que serán evaluados.

  • Permite que el estudiante evalúe y haga una revisión final a su trabajo, antes de entregarlo al profesor.

  • Brinda a los estudiantes, retroalimentación sobre sus fortalezas y áreas de oportunidad.

  • Provee al docente información de retorno sobre la efectividad del proceso de enseñanza que está utilizando.

  • Disminuye la subjetividad de la evaluación.

  • Permite la autoevaluación y la coevaluación.

  • Facilita la calificación del desempeño, en áreas que son complejas, imprecisas o subjetivas.

 

Desventajas:

 

  • Su elaboración demanda cierto tiempo.

  • Es necesario que el docente investigue o se capacite en cuanto al diseño y uso de éste instrumento, la primera vez que lo implemente.

 

 

Editado de

 

SUBSECRETARÍA DE EDUCACIÓN BÁSICA (2012). Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el enfoque formativo. Ciudad de México. SEP.

 

Ravela, P., Picaroni, B., y Loureiro, G. ¿Cómo mejorar la evaluación en el aula? Reflexiones y propuestas de trabajo para docentes. Ciudad de México. Grupo Magno Editores, y SEP.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter